Ya sea por trabajo, una boda o hasta una cita, en más de alguna ocasión nos habremos encontrado en la situación de asistir a una cena formal. Y es precisamente en el momento en que vemos un montón de servicios cuando decimos ¿por dónde comienzo?

Como lo hemos mencionado en notas anteriores, el lenguaje corporal y las buenas maneras de comportarnos en diversas situaciones, son la carta de presentación de cualquier persona. Dentro de estos aspectos, encontramos uno que quizás no se toma mucho en cuenta, pero que, sin duda, es un acto que requiere de algunas reglas mínimas. El saber comer es parte de demostrar al resto, y más si estamos en una cena compartiendo con varias personas, el cómo nos desenvolvemos con gracia para que quienes estén en la mesa se sientan cómodos y para que una conversación pueda fluir de manera amena. No se trata de actuar como un robot, sino de aprender a disfrutar de la etiqueta sin exageraciones.

 

Para que puedas salir airoso cuando te toque enfrentar este tipo de situaciones, a continuación, te damos algunos consejos.

Finalmente, hoy en día los buenos modales o la etiqueta en la mesa, se han incluido en todos los otros aspectos en cuanto a relación y comportamiento humano y la imagen que proyectamos, y es también, parte fundamental y reflejo de nuestra educación. Recordemos que siempre estamos siendo observados en cuanto a nuestra conducta, comportamiento y en cómo nos desenvolvemos en diversas situaciones, por ende, es necesario que conozcamos, al menos, algunas de estas reglas básicas a la hora de comer para no pasar vergüenzas y poder desenvolvernos con mayor seguridad frente a los demás comensales.